Cómo ayudar a los adolescentes con problemas

C

Los años de la adolescencia son a menudo los más difíciles de la vida de un niño. Ya sea que usted sea un padre, pariente, amigo o simplemente una persona afectuosa en la vida del adolescente, ayúdelo a sentirse seguro y respetado. Sea un modelo a seguir que proporcione tranquilidad, a la vez que establezca límites. Enséñeles maneras saludables de sobrellevar la situación, encontrando actividades que aumenten su confianza. Si las cosas siguen empeorando en la escuela, en casa o con su comportamiento, busque ayuda profesional e identifique los recursos de la comunidad.

Enséñeles que está bien pedir ayuda. Demuéstrele al adolescente que no es una señal de debilidad pedir ayuda. Muéstreles que utilizar la guía y el apoyo de otros es una señal de madurez, crecimiento y fortaleza.

Piensa en tu estilo de crianza. ¿Eres muy estricto y te concentras en el castigo por cada pequeña cosa? ¿Das mucho margen o libertad? ¿Se siente más sobreprotector o más relajado en su enfoque?

Anímelos a encontrar actividades saludables que los ayuden a sobrellevar la situación. Si su adolescente está enfrentando presiones en la escuela, se siente aislado o le falta orientación sobre qué hacer, enfóquese en llevarlos a actividades que aumenten su confianza en sí mismos, les hagan sentir que vale la pena y les demuestren que pueden superar lo que están enfrentando. Considere estas actividades saludables:

Sea un sistema de apoyo confiable y tranquilo. Evite molestarse o levantar la voz si es posible. Si bien las acciones de su adolescente con problemas pueden hacer que usted se sienta frustrado o ansioso, encuentre maneras de demostrarles que usted es un sistema de apoyo fuerte y confiable.

Hable con la escuela sobre el comportamiento y el desempeño del adolescente. Sea activo en el monitoreo de las calificaciones del adolescente, los malos hábitos de estudio o las dificultades con otros en la escuela. Obtenga la perspectiva del adolescente sobre cuál es el problema, pero también comuníquese con el personal de la escuela para obtener orientación sobre los siguientes pasos. Sea un intermediario entre el adolescente y la escuela, pero evite tomar partido.

Mantenga las reglas y los límites para su adolescente. Incluso cuando un adolescente crece, es importante monitorear y supervisar lo que está haciendo y con quién está. La supervisión de los padres y de los adultos puede ayudar a reducir las actividades negativas y problemáticas. Sólo asegúrese de evitar ser demasiado estricto o demasiado protector.

Escuchar sin juzgar. Si usted ve a un adolescente con problemas actuar impulsivamente o comportarse de manera extraña, trate de escuchar sus preocupaciones sin juzgarlo. En lugar de tratar de arreglar todos sus problemas, sea un guía y consejero que escuche con empatía y amabilidad.

Busque ayuda de un consejero si los comportamientos persisten o empeoran. Si su adolescente continúa actuando con ira, es destructivo, o ha expresado pensamientos de autolesión, es importante obtener ayuda profesional para hacer que la vida y estar con ellos sea más manejable. Puede ser difícil y estresante ver a un adolescente que está sufriendo o que continúa empeorando.

Asegúrese de que el adolescente esté a salvo de hacerse daño a sí mismo o a los demás. Si el adolescente tiene pensamientos de suicidio, autolesión o daño a otros, identifique recursos para ayudar inmediatamente. Ser un defensor de la seguridad de este adolescente y de la seguridad de los demás.

Hable abiertamente con el adolescente. Aunque parezca que el adolescente lo ignora, o que duda en compartir sus sentimientos, es importante abrir las líneas de comunicación. Discuta sus preocupaciones de una manera calmada y amorosa. Sea compasivo al escucharlos responder o no responder. Es posible que el adolescente no esté dispuesto a abrirse siempre.

Priorice el tiempo con el adolescente. Asegúrese de tener tiempo de calidad con el adolescente. Si bien pueden dudar en pasar tiempo con usted, asegúrese de hacer actividades juntos por las tardes y los fines de semana. Trabaje para mantener la relación fuerte e intacta, incluso a medida que envejecen.

Busque programas locales y nacionales que apoyen a las familias y a los adolescentes con problemas. Hay muchos programas disponibles en todo el país para ayudar a los adolescentes y las familias con los desafíos del crecimiento y la actuación. Si usted tiene inquietudes acerca de un adolescente, sea un defensor e identifique programas que puedan ayudarlo. Anime al adolescente a asistir a programas que puedan ayudarlo a encontrar ayuda y confianza.

About the author

Add comment

By admin

Categorías